Premios 20Blogs

viernes, 18 de octubre de 2013

¿Por qué no queremos renunciar?


Desde que empezamos esta aventura, recibimos comentarios de todo tipo en función de la diferente gente que hay en Trabada, porque cada uno tiene su opinión:

-          Los calladitos: son esos que no quieren entrar en conflicto con nadie, que no se sabe se van o vienen porque así, pueden ser amigos de todos y no tener problemas nunca. No sabemos si son muchos o pocos porque es difícil que nos cuenten algo. Esos, nos han dicho muy bajito “muy bien, muy bien, dadles caña”. Esto no está mal, porque sabemos que aunque están calladitos, piensan que si somos justos, debemos ser todos iguales. Queremos pedirles que aunque no chillen como nosotros, que actúen y que cuando haya asamblea o elecciones, hablen como deben hacerlo.

-           

-          Los indignados: somos nosotros, los que escribimos por aquí y muchos más. Empezamos esto pensando que a lo mejor no conseguíamos nada, pero recibimos vuestro apoyo para seguir luchando, así que, mientras tengamos fuerza, seguiremos. Hablamos ya en las asambleas, en los bares y en internet y allí donde se nos quiera escuchar. Y además de nosotros, hay más luchadores que no están implicados en esta causa pero tienen otras, en las que también piensan en todos los vecinos y a los que animamos a seguir luchando.

-           

-          Los aliados: son los caciques y sus amigos. Los caciques piensan que pueden mantener un sistema del siglo XIX y manejar el pueblo según les venga en gana. Para eso, se alían con gente que les da la mayoría sin poner pegas porque piensan que las relaciones son importantes y que hay que estar bien con el cacique vaya a ser... “Vaya a ser, ¿qué?”.  Pedidle un favor al cacique que a él no le suponga ningún beneficio y a ver si os lo hace, y entonces preguntaros si se merece tanto ese apoyo que le dais. También están los que viven bajo amenaza… “si no me apoyáis en esto voy a hacer que te pase aquello”. Esta forma de vivir, bajo el miedo, es una forma muy difícil de vivir, pensando siempre en qué hacer o no hacer no vaya a ser. Está claro que hay que tener carácter para aguantarlo, porque como seas un poco rebelde, no pasas por el aro. Podemos entenderlo pero no respetarlo, porque si todos fuésemos así, nos comían por los pies. Y sabemos que hay formas para acabar con esto… Imaginad por un momento que no ganan los mismos las elecciones de Trabada, ahí, el voto es secreto, nadie tiene por qué enterarse de a quién votáis y a lo mejor nos sorprendemos y pasa algo bueno. Solo os invitamos a reflexionar y ponerlo en práctica cuando llegue la oportunidad.

-           

-          Los defensores: son aquellos que buscan cualquier excusa, pasada o presente para ir en contra de todo aquello que suponga un cambio o una innovación. ¿Para qué van a evolucionar se estamos bien como estamos? Mientras tanto, con esa actitud, van apoyando o que ya existe, ellos están bien como están y lo que les pase a los demás, les da igual (es la famosa filosofía de “estando yo bien, está todo el mundo”). ¿Por qué lo hacen? Seguramente por su propio interés, no buscan la igualdad, está claro.

-           

-          Los independientes: les da igual una cosa que la otra, ni se pronuncian hacia un lado ni hacia el otro, ni lo van a hacer. Están bien como están, non quieren líos, quieren vivir tranquilos sin molestar a nadie. Si pueden pasar desapercibidos para los caciques mejor que así no los molestan ni les piden nada, y para el resto, igual. Viven en su nube, en su tranquilidad, esperando que no pase nada que les haga moverse. Y si pasa algo… habrá que ver en qué grupo se colocan.

-           

-          ¡Ay! Perdón, que se me olvidaban los falsos… porque gracias a Dios son pocos. Son aquellos  que parece que están con los indignados pero lo que hacen es pasar información a los caciques para que se puedan adelantar a cualquier movimiento. No nos hacéis falta, id allí donde os dicte vuestra conciencia, pero no sería pedir demasiado un poco de honestidad porque, ¿sabéis?, se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.

Por unos y por otros, y también por nosotros, no vamos a renunciar a nuestra lucha, por lo menos por ahora, porque pensamos que es justa y porque busca la igualdad de todos los vecinos.

Aquellos que podáis y queráis, podéis ayudarnos. Aquellos que no queráis, no pasa nada, nadie va a obligar a nadie. Solo a los que sois contrarios, os vamos a pedir una única cosa: reflexión. Gracias.

2 comentarios:

  1. Y quien es el? en que lugar se enamoró de ti? Es un LADRON , que me ha robado el corazón.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Date por contenta. O corazon non cho roubou se non tiñas monte e madeira.Pero como carallo vai roubar este sentimientos se non os coñece. Ademais ,supoñendo que sexas muller, perdiche os baremos, nunca valeu un peso e ahora con 60e pico de anos.... Ademais se non eres peruana....

      Eliminar