Premios 20Blogs

jueves, 28 de abril de 2016

Artigo da Voz de Galicia sobre os montes da Vilapena

«Despois de 34 anos cortando e plantando os montes, da noite á mañá dinnos que non son nosos»

Polémica en Trabada, con decenas de propietarios afectados

Decenas de propietarios, algunas fuentes apuntan que podrían aproximarse al centenar, están afectados por un grave problema surgido en torno a la titularidad de montes en Trabada. «Despois de 34 anos cortando e plantando os montes, da noite á mañá dinnos que non son nosos». Así resume la situación José Luis Saavedra Vilar, uno de los propietarios que descubrió la problemática cuando iba a realizar una corta y desde la Xunta se negó el permiso, argumentando que en aplicación de la nueva Ley de Montes el terreno de corta pertenecía a la comunidad de montes en mano común de Vilapena.
Desde que se conoció el problema, ya hace semanas, se han celebrado varias reuniones. La última fue el domingo y según comentó José Luis Saavedra, la afluencia fue tal que al no caber la gente en el teleclub se desarrolló fuera, en el Campo da Festa.
«Cando se negou o permiso fun a Montes a Lugo e ensináronme un plano no que se contemplan 584 hectáreas na carpeta ficha do ano 1982 dos montes en man común de Vilapena. Pero resulta que o monte consorciado foron 360 hectáreas. O resto incluso colle fincas da concentración parcelaria de Vilapena, de terra e labradío, que se solapan no monte en man común; e incluso da parroquia de Vilaformán e tamén da SAT de Trabada... É un desastre porque na carpeta ficha non se definen os deslindes cos particulares» explica José Luis Saavedra.
Todo tipo de dudas
Así las cosas, los propietarios de esas 220 hectáreas que hasta ahora las explotaron no podrán hacer cortas ni plantaciones ni actuar en ellas, pues pertenecen a la comunidad de montes de Vilapena. Ante esta situación surgen todo tipo de dudas, por ejemplo si los títulos de concentración parcelaria que la propia Xunta otorgó con posterioridad a la declaración de los montes en mano común de Vilapena, y que se incluyen en estas 220 hectáreas, son válidos o no, con el añadido de que los montes vecinales en mano común son indivisibles.
«Dende o Servizo de Montes o que nos din é que non hai amaño a non ser a vía xudicial. Eles, da noite á mañá non dan autorizacións para cortar madeira... non solo a min. Houbo máis xente que solicitou e non lla deron. Pero tampouco dan solucións», señaló José Luis Saavedra.
En la reunión del domingo se acordó emprender un proceso judicial contra la comunidad de montes de Vilapena: «Non hai ningún problema cos comuneiros, ao contrario... moitos deles tamén están afectados e penso que todos ven ben que busquemos unha solución».
Ahora están recabando documentación entre los afectados y se creará una plataforma para aglutinarlos y resolver dudas.
La alcaldesa, Mayra García, reconoció la gravedad del problema y abogó por «buscar solucións, non culpables». Insistió en que toda la documentación existente está a disposición de los vecinos en el consistorio y desveló que el jefe del Servicio de Montes le explicó que la forma más sencilla de resolver el problema pasa por denunciar a la comunidad y que esta se allane, si todos los comuneros están de acuerdo.